28/9/14

Labneh


El labneh es un queso que se hace a partir de yogurt natural.

Es uno de los pilares de la gastronomía del medio oriente. Lo consumen como dip acompañado de especias y aceite de oliva ó un poco más eleborado en forma de bolitas que se conservan en aceite.
Se trata de un yogurt que se deja drenar para que pierda el suero y tenga una consistencia pastosa.
Primero intenté hacerlo con yogurt comprado, pero no me gustó.
Entonces preparé yogurt casero...cuando yo era chica mi mamá lo preparaba, a mí me parecía asqueroso, me gustaba el comprado!
Pero para esta receta es fundamental hacerlo, no sé si lo consumiría como yogurt aunque es sanísimo, pero como queso untable es genial.
Realmente es muy fácil de hacer y con esta receta estamos aprendiendo dos.

Los ingredientes son sólo dos: 1 litro de leche entera y 200 gr de yogurt natural.

Colocar la leche en una cacerola y calentarla sin que llegue a hervir.
Retirarla del fuego y agregar el pote de yogurt comprado, mezclar bien y tapar con un film plástico.
Para que la cacerola guarde temperatura el mayor tiempo posible la podemos tapar con un mantel y guardarla en  un lugar cálido, adentro del horno por ejemplo. Obviamente con el horno apagado.
Así la dejamos por 12 horas y pasado ese tiempo vamos a tener listo el yogurt casero.


En ese momento ya está listo para consumir, se lo puede saborizar con miel y extracto natural de vainilla.


Pero para hacer el labneh nos falta un paso más. Tenemos que colarlo.
Colocar dentro de un bowl grande un colador, sobre él gasa o alguna tela que sirva para filtrar y sobre la tela volcar todo el yogurt.
En poco tiempo el suero empieza a decantar.


Llevar todo a la heladera y cada 2 ó 3 horas tirar el suero que cae al recipiente.
En 8 horas de drenado ya tenemos un queso con una textura muy cremosa y un sabor equilibrado, nada de acidez.


Hay recetas dónde antes de filtrarlo lo condimentan con sal de mar, pero para mi gusto no es necesario.
Lo podemos comer tanto con pan y mermelada, como de la manera tradicional rociado con aceite de oliva y especias.
Se conserva en la heladera por varios días.


1/9/14

Tabbule


El tabbule o tabbouleh es una de las recetas árabes más conocidas.
Se trata de una ensalada  de trigo burgol, tomate y hierbas aromáticas.
Es muy rica y rápida de preparar teniendo en cuenta que el trigo ya está pre-cocido.
Esta es mi versión, ya que las recetas varían.
Hay algunas donde la proporción de hierbas es mucho mayor a la de trigo y la ensalada es toda de color verde, pero a mi me resulta muy fuerte.



Ingredientes:

1 y 1/2 taza de trigo burgol fino
3 tazas de agua hirviendo
1 tomate
1 manojo de perejil
ciboulette
hojas menta y cilantro a gusto
aceite de oliva
sal
jugo de limón
arrope de granada


Como les dije antes el trigo burgol ya viene pre-cocido sólo hay que hidratarlo.
Colocar el trigo en un bowl y agregar agua hirviendo. Siempre se usa una medida de trigo por dos de agua.
Dejarlo reposa hasta que se hidrate por completo. Si queda un poco de agua sin absorber no hay problema, se escurre y listo.


Elegir un tomate redondo para ensalada que esté bien maduro, con lindo color rojo.
Cortarlo en cubitos chicos.
Picar las hierbas, las cantidades son a gusto. Hay que tener en cuenta que tanto la menta como el cilantro tienen aroma y sabor muy penetrantes.
Si usamos mucha cantidad el sabor puede ser invasivo.


Unir todos los ingredientes y condimentar con sal, aceite de oliva, jugo de limón y arrope de granada. Este último le dá un toque ácido muy característico.
El arrope de granada o melaza de granada no es fácil de encontrar, yo lo compro en el barrio chino y en una panadería árabe. Pero si no lo tienen queda genial igual.
Esta receta rinde para 2 personas.

23/8/14

Budín de limón


Clásico de clásicos, un super budín de limón glaseado!!!
Está llegando la primavera y el limonero de casa está cargado de frutos. Hay que aprovechar y hacer tortas y budines.
Con esta receta te garantizo un budín espectacular, tentador, irresistible...

Ingredientes:

Masa:

200 gr de manteca pomada
2 y 1/2 tazas de azúcar
ralladura y jugo de un limón
6 huevos
3 tazas de harina 0000
1 cucharadita de polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
pizca de sal
1 taza de queso crema
esencia de vainilla

Glaseado:

jugo de medio limón
azúcar impalpable
vainilla en pasta o vaina

Batir a mano o en batidora la manteca junto con el azúcar hasta formar una crema de color casi blanco.
Incorporar ralladura de limón.
Luego agregar de a uno los 6 huevos sin dejar de batir.
Perfumar con vainilla.
Tamizar harina, sal y leudantes.
Agregarlos en dos veces al batido junto con el queso crema.
Incorporar bien todos los ingredientes hasta formar una masa suave.
La cantidad de mezcla alcanza para un molde bien grande de budín o dos medianos.


Cocinar en horno precalentado a 170°.
El tiempo de cocción depende del molde elegido, si lo hacen en uno grande tarda casi una hora.
Dejarlo enfriar en el molde, luego desmoldar sobre una rejilla y glasearlo.


Para el glaseado mezclar jugo de limón y azúcar impalpable hasta hasta lograr una consistencia densa pero que corra con facilidad. Agregar un poco de vainilla para dar un sabor más refinado.


27/7/14

Mondongo


Desde hace unos días estamos transitando una pequeña ola polar, por eso le doy la bienvenida al guiso de mondongo!!!
El más rico mondongo que comí en mi vida era el que hacía mi tía abuela Aurora. Lo preparaba para su cumpleaños, además de otras ricuras y lo servía en cazuelitas individuales a modo de final de fiesta.
 Pensándolo bien era una adelantada a la época ya que estoy hablando de casi treinta años atrás...
Hoy domingo helado en Buenos Aires es ideal para reunir a la familia con este plato abrigador.


Ingredientes para 6 personas:

1 y 1/2 kg de mondongo
1 chorizo colorado
200 gr de panceta salada
3 papas
200 gr de porotos pallares
200 gr de garbanzos
200 gr de porotos alubia
1 ají rojo
1 diente de ajo
hojas de laurel
1 cebolla grande
2 cebollas de verdeo
1 puerro
1 tallo de apio
1 taza de puré de tomate
 pimentón dulce
 sal
 pimienta negra
 perejil


A mi me gusta preparar el mondongo en dos etapas:
El primer día en una cacerola bien grande pongo a hervir el mondongo con un poco de sal y tres o cuatro hojas de laurel.
Lo cocino una hora y media con la cacerola tapada, luego lo retiro del agua y cuando está tibio lo corto en pedacitos del tamaño de un bocado.


Lo reservo en la heladera hasta el otro día.
Esa misma noche remojo los porotos, siempre en agua fría.
La mañana siguiente:
En una cacerola de fondo grueso salteo el chorizo y la panceta que previamente corté en tiritas.


Luego en esa misma grasa agrego todos los vegetales cortados bien chiquitos (en brunoise) y los dejo hasta que se ablanden.
Condimento con un poco de sal, pimentón y pimienta negra. Atención con la sal, la panceta es muy salada.
Luego agrego el puré de tomate, los porotos y el mondongo.
Cubro todo con agua o un caldo ligero, rectifico la sal, agrego el laurel y cocino con la olla tapada por una hora y un poquito más también. Es importante que lo cocinemos a fuego bajo para que no se rompan los porotos. Tiene que hervir suavemente.


Pasado ese tiempo agrego las papas cortadas en cubos chiquitos y lo dejo cocinar hasta que estén tiernas.
Por último apago el fuego y dejo reposar 15 minutos antes de servir.
Espolvorear con un poco de perejil si les gusta para darle algo de color.

ShareThis

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails