12/9/10

Solomillo de cerdo en dos versiones


Hoy preparé dos recetas que utilizan el mismo ingrediente principal, el solomillo de cerdo, que es un corte de carne muy magro, tierno y rápido de cocinar.

Los preparé de dos formas diferentes, una con una especie de adobo y la otra con una marinada. 
Ambos tienen sabores muy especiales y definidos.
La cocción fue al horno, los dos juntos en una misma fuente.


La primer receta es de un sabor muy mediterraneo, fresco y con aroma frutado.

Estos son los ingredientes:
Poner en un mortero o procesar con algún aparato eléctrico un puñadito de semillas de hinojo, un diente de ajo, más o menos 5 bolitas de pimienta verde, depende de cuánto te guste el picante, media cucharadita de sal gruesa, ralladura de medio limón y aceite de oliva. Hay que machacar todo y formar un adobo.
Una vez listo untar la carne, esperar 15 minutos a temperatura ambiente y meter al horno.


La segunda receta tiene un toque oriental, casi ahumado, y en este caso se la voy a dedicar a mi seguidor de Japón, seguramente los ingredientes que usé le serán familiares.

Poner un en bowl un ajo rallado, un pedacito de raíz de jengibre también rallada, 4 cucharadas de salsa de soja dulce, un pocillo de salsa de soja común, una cucharada de miel, y una cucharadita de polvo de 5 especias chinas. Aclaración: este ingrediente no es más ni menos que una mezcla de especias, no hace falta tener el preparado original, solamente hay que combinar un poquito de anis estrellado, semillas de hinojo, clavo de olor, canela y jengibre en polvo.
En este caso no recomiendo usar sal, ya que la salsa de soja cumple la misma función.
Esta mezcla tiene que tener una consistencia casi líquida para poder marinar la carne, y la mejor forma de hacerlo es usando una bolsa plástica de las que usamos para guardar comida en el freezer. Así de ésta manera toda carne queda inmersa en el preparado.
Esto debe mantenerse en la heladera por 3 horas como mínimo. Luego al sacarlo vamos a ver como la carne cambió de color, pasa del rosado claro a un marrón intenso. Antes de llevarla al horno tenemos que escurrirla un poco para que no tenga mucho líquido.


La cocción de ambos es a horno medio más o menos por 30 minutos y sin olvidar de darlo vuelta a mitad de tiempo para que se cocine parejo.





Compartir

No hay comentarios:

ShareThis

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails