29/1/11

Tarta rústica con frutas de verano


Después de unos días de playa alejada de las cacerolas vuelvo al ruedo con una tarta frutal.
Esto es para los que me pidieron algo livianito para encarrilarse después del atracón de las vacaciones.
En realidad no es una receta bajas calorías ni mucho menos, pero es una buena opción para incorporar variedad de frutas a la dieta diaria. La selección que hice son duraznos, arándanos y cerezas. Pero podrían ser cualquier otras que tengan buena consistencia para soportar una cocción de horno.
Esta tarta como su nombre lo indica tiene una terminación rústica con bordes irregulares, casi desprolija pero esa es la gracia.
Vamos a usar una masa sablé que recomiendo hacer un día antes y tenerla guardada en la heladera hasta el momento del armado.

INGREDIENTES para la masa
100 gr de manteca fría
70 gr de azúcar
200 gr de harina 0000
1 huevo
1 pizca de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 ó 2 cucharadas de agua helada

Unir a mano o con procesadora la manteca cortada en cubos chiquitos, el azúcar y la harina, previamente tamizada con la sal.
Cuando estén integrados y con la apariencia similar a grumos de arena mojada agregar el huevo, la vainilla y el agua.
Formar un bollo tratando de amasar lo menos posible. Una buena técnica es usar las palmas de la mano, la parte que está pegada a la muñeca y presionar arrastrando la masa contra la mesada hasta que se una completamente.
Una vez lista tapar con un film plástico y llevar a la heladera. Mínimo 3 horas.
Hay que recordar que para poder estirarla con facilidad debemos sacarla de la heladera 1/2 hora antes.


INGREDIENTES para el relleno
2 duraznos cortados en gajos
200 gr de cerezas descarozadas y cortadas en mitades
200 gr de arándanos
2 cucharadas de azúcar de caña
1 cucharada de almidón de maíz
Migas de vainillas o alguna galleta dulce similar
Jugo de una naranja


En un bowl mezclar las cerezas, los arándanos, el azúcar de caña y el almidón. Agregar a último momento el jugo de naranja y reservar hasta el armado de la tarta.

ARMADO
Una vez que la masa está templada comenzamos a estirarla en forma circular. Para esto aconsejo lo siguiente:
Colocar en la mesada una hoja grande de papel manteca y ubicar la masa en el centro para comenzar a estirarla.
Sobre ese mismo papel vamos a hornear la tarta y estirarla sobre él nos permite transportarla con mayor facilidad a la bandeja que luego irá al horno.
Una placa de silicona también puede servir, yo uso ambas, primero la silicona y por encima el papel.
Una vez que la masa está del tamaño deseado la espolvoreamos con las migas de vainilla. Esto tiene como fin absorver el líquido de las frutas evitando que la masa se ablande y pierda consistencia en su base.
Luego agregamos las frutas y doblamos los bordes en forma de repulgue.
Si quieren pueden pintar los gajos de durazno con un poco de mermelada para que tengan brillo.
Cocinar en horno medio por 30 minutos.

No hay comentarios:

ShareThis

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails