22/6/11

Cookies


A quién no le gusta tomar el café con unas ricas galletitas?.
Hacer cookies es mucho más sencillo de lo que parece.
Podemos crear infinidad de sabores y texturas, más crocantes, más húmedas y chiclosas, dulces y chocolatosas o frescas y frutales, hay para todos los gustos.
Teniendo como base las cantidades de azúcar, harina, manteca y huevo que les paso pueden jugar con cualquier tipo de ingrediente extra.
Acá les dejo dos recetas, una más clásica de nueces y chispas de chocolate y la otra con el sabor picante del jengibre y lo crocante del amaranto.


Ingredientes para las de chocolate:

200 gr de harina 0000
1 cucharadita de polvo de hornear
150 gr de azúcar
1 huevo
vainilla
unas gotitas de marsala para perfumar
150 gr de chocolate picado
140 gr de manteca
100 gr de nueces picadas


Ingredientes para las de jengibre:

200 gr de harina 0000
1 cucharadita de polvo de hornear
150 gr de azúcar rubia
1 huevo
140 gr de manteca
40 gr de semillas de amaranto
40 gr de pasas rubias
2 cucharaditas de jengibre rallado, también se puede usar en polvo pero el sabor no es tan intenso


Para preparar las galletitas necesitamos tener todos los ingredientes a temperatura ambiente, así que tengan la precaución de sacar un rato antes de la heladera la manteca y los huevos.
En un bowl colocar manteca y azúcar, batirlas hasta formar una crema. Agregar el huevo, las esencias o especias elegidas y de a poco incorporar todos los ingredientes secos, harinas, nueces, semillas, etc.
Formar una pasta compacta y refrigerar por 3 horas como mínimo.
Una buena forma de enfriar ésta masa y tenerla lista para formar las cookies es hacerla en forma de rollo.


Colocar sobre la mesada film plástico, distribuir la pasta a lo largo y luego enrollar.
Sellar bien el film y llevar a la heladera. También se puede guardar en el freezer hasta un mes y tener masa lista para hornear cuando queramos.
Para el horneado, retirar del frío unos minutos antes, cortar en medallones finitos y distribuirlos en una placa para horno, si es antiadherente mucho mejor.


Cocinarlos por 15 minutos a 180 grados.

El único detalle a tener en cuenta para que las galletitas queden crujientes es que al salir del horno deben enfriarse sobre una rejilla. Esto impide que el vapor que generan las humedezcan.
Una vez que estén totalmente frías se guardan en una lata o frasco hermético.
De ésta manera nos aseguramos galletitas crocantes por varios días.

No hay comentarios:

ShareThis

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails