4/11/12

Scones de jengibre


Cada vez que voy de compras al barrio chino encuentro algo nuevo que me inspira una receta.
El ingrediente estrella de hoy es el jengibre cristalizado.
Son pedacitos de jengibre cocidos en almíbar y cubiertos de azúcar. Tan ricos como picantes.
Se me ocurrió usarlos con la receta, más tradicional,  de scones de fruta abrillantada que hacía mi abuela.
Yo tiro la idea de usar este ingrediente, pero lo pueden cambiar por cascaritas de naranja, limón o cualquier otra fruta.


Ingredientes:

3 y 1/2 tazas de harina 0000
1/2 cucharadita de polvo de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/3 de taza de azúcar rubio
1 cucharadita de sal
180 gr de manteca fría
1/2 taza de leche
1/2 taza de crema de leche
jengibre cristalizado o cualquier otra fruta abrillantada
1/4 de cucharadita de clavo de olor


Tamizar la harina junto con la sal y los leudantes.
Agregar el azúcar, el clavo de olor y la manteca.
Trabajar con los dedos hasta formar una especie de arenado.
Picar en cubitos chiquitos el jengibre o la fruta elegida. La cantidad es a gusto.
Si bien el jengibre está caramelizado, igual es picante. Por eso hay que tener de no usar mucho para que no sea un sabor muy invasivo.
Por último agregar la crema y la leche, y con la palma de la mano presionar hasta formar una masa uniforme.
No amasar, solo unir.
Estirarla sobre la mesada y cortar los scones.
Los restos de masa que van quedando del corte, los unimos y hacemos scones más chiquitos.


Antes de llevarlos al horno pincelar con un poco de leche y espolvorearlos con azúcar.


Cocinarlos sobre una placa limpia, en un horno precalentado a 180° por 25 minutos si son de un tamaño mediano a grande y por 15 minutos los chiquitos.

No hay comentarios:

ShareThis

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails